Emisores térmicos. ¿Por qué pasar frío en invierno?

Pasar frío en invierno se ha convertido en una opción. Gracias a la tecnología aplicada al sector de la calefacción eléctrica, se ha diseñado un nuevo sistema más eficiente que permite mantener y guardar el calor generado en el hogar durante más tiempo. Son los llamados emisores térmicos. Para que te hagas una idea, son unos radiadores que se conectan a la red eléctrica de la vivienda y que cada usuario ha de programar para que entren en funcionamiento, repartiendo el calor de forma gradual. ¿Qué quiere decir? Que el emisor se va calentando hasta que alcanza la temperatura programada, notándose el calor en las distintas estancias. En ese preciso momento, el sistema se apaga tardando en enfriar, guardando el calor, con la ventaja de que se reducirá el consumo y el importe final de la factura de la luz a final de mes.
A los trucos y consejos que cada año nos recomiendan los expertos para no tiritar de frío en el interior de nuestro hogar, hay que añadir la instalación de estos aparatos térmicos. No requieren ningún tipo de obra y la experiencia nos ha demostrado que se trata una alternativa más rentable y, sobre todo, más saludable, a los sistemas de climatización y calefacción tradicionales.
Otro aspecto positivo de estos equipos térmicos es que se pueden programar de forma separada. Lo que significa que si preparamos el dispositivo de la sala para que entre en funcionamiento a las 19 horas de la tarde, el de la habitación lo podemos programar a las 22 horas y el de la cocina más tarde, por ejemplo, optimizando mejor la distribución del aire caliente y su consumo. De esta forma, se consume lo necesario y se paga por el tiempo que ha sido utilizado. Razonable, ¿verdad?
¿A qué temperatura debemos colocar los emisores térmicos? Debes recordar que lo ideal durante los meses de invierno es no sobrepasar los 20ºC, no solo por garantizar el máximo confort y bienestar dentro de la vivienda, también porque a cada grado que se suba el termostato, se consume en torno a un 5% más de energía.
Estos sistemas de calefacción eléctrica son fáciles de usar y se pueden instalar en algunas estancias de la casa o en todas ellas. Además, se adaptan perfectamente a las necesidades y exigencias de los usuarios, sin derroches.
¿Cuántos tipos de emisores térmicos hay en el mercado? Hay tres, pero el más extendido es el de fluido. Aunque tarda más en calentar, si lo comparamos con los otros dos modelos, el calor se mantiene durante más tiempo. Para cualquier duda, lo más inteligente es consultar a un profesional.