Los beneficios de las clases de funky

clases de funky madrid
Las clases de funky en Madrid se han convertido en una oferta frecuente de los gimnasios, pero no todos saben de dónde proviene este baile. Surgió en Estados Unidos en la década de los sesenta entre la población negra y bebe de otros estilos musicales anteriores el jazz o el soul, pero también de los ritmos latinos.

En su origen, era considerado un género marginal puesto que servía como vehículo de expresión para denunciar la discriminación racial existente en el país americano. Una década después, despegó y se afianzó con toques más electrónicos y bailables. Su auge fue tal que incluso sirvió de influencia en la música disco.

Una de las figuras esenciales del funk es James Brown, quien a mediados de los sesenta llevó a cabo una serie de innovaciones en su música con largos “vamps” y pronto otros grupos empezaron a imitarle.

¿Cuáles son los beneficios de bailar funky en Madrid? Por una parte, como cualquier otro tipo de ejercicio mejora el aspecto cardiovascular y combate la obesidad. Además, tiene efecto positivo sobre la coordinación además de ayudar a los músculos a estar flexibles y resistentes y mejorar la postura. Pero va mucho más allá. Bailar es una actividad socializadora que ayuda a interactuar con los demás, expresar con todo el cuerpo y divertirse. Por ello, relaja y deshinibe, reduce el estrés y eleva la autoestima. Una mayor confianza es sinónimo de salud, y todas las clases de baile en Madrid tienen estas cualidades.

Por supuesto, en estas sesiones se adapta el nivel a los participantes puesto que es un baile apto para todas las edades y las coreografías están llenas de energía y ritmo, pero con las indicaciones del profesor se pueden aprender rápidamente los pasos sencillos con los que empezar de cero en esta apasionante actividad.

Asimismo, es muy frecuente combinarlo con el hip hop que es otra danza urbana moderna que se caracteriza igualmente por su ritmo y la expresividad de sus movimientos. En ambos casos son excelentes alternativas a los clásicos deportes que terminan por aburrir a muchos. El funky es una opción mucho más entretenida de mantenerse en forma. Como en cualquier ejercicio, conviene calentar un poco antes de empezarlo para evitar lesiones.

Si has pensado en probar con el funky, en Pilates Dan hay clases para todos los niveles: inicial, medio y avanzado. También hay clases específicas para adultos que quieran probar este baile de forma distendida y amena.



A %d blogueros les gusta esto: