¿Cómo detectar la presencia de roedores en casa?

Con la llegada del verano y del calor es necesario extremar las precauciones para evitar que los roedores (ratas y ratones) utilicen nuestras viviendas como refugio para su reproducción. Huyen de las altas temperaturas del exterior en busca de la sombra y de lugares más frescos, donde abunden los alimentos, escondiéndose al mismo tiempo de sus depredadores, las aves.
Cuando el número de roedores se convierte en una plaga persistente hay que actuar con rapidez y determinación, poniendo el caso en manos de especialistas como las empresas de exterminio de ratas, ya que disponen de los medios, tanto humanos como tecnológicos, como de los productos más eficaces para garantizar un resultado final acorde a nuestras expectativas.
La prevención, en este caso como en cualquier otro, puede ser clave a la hora de poner freno al problema de la proliferación de roedores en los hogares; sin embargo, no resulta sencillo detectar su presencia, puesto que tienen hábitos nocturnos y rara vez se dejan ver de día. Aunque, por regla general, suelen dejar bastante señales de su presencia como bolsas y materiales roídos, excrementos, cuevas o agujeros en el suelo y en las paredes, un olor desagradable…
Pero no solo eso, la alarma salta cuando nos enteramos de que también son portadores de una lista interminable de enfermedades, pudiendo contaminar nuestros alimentos y las distintas superficies por donde se escabullen.
Una vez que hemos encontrado los indicios suficientes para asegurar que se alojan en nuestro inmueble y ante la ineficacia de algunos remedios caseros o de los raticidas, que como mucho podrán acabar con uno o dos ejemplares, lo más rápido y efectivo es contactar con una empresa especializada en el exterminio de ratas como Profinal. Lleva 40 años realizando trabajos de desratización con garantía de éxito, eliminando toda presencia de los roedores e impidiendo que vuelvan a entrar.
Para ello, utiliza los sistemas más seguros, protegiendo al mismo tiempo la salud de las personas que habitan en el inmueble afectado, de sus mascotas e instalaciones. También tiene experiencia en trabajos de fumigación de cucarachas, chinches y un largo etcétera de plagas urbanas.
Por nuestra parte, también podemos adoptar una serie de medidas para alejar de nuestros hogares a este tipo de roedores, como reducir al mínimo el número de alimentos y de desperdicios o residuos a su alcance, mantener limpios los cubos de la basura, desalojar del exterior el número de escombros y de maleza… De esta forma, las ratas y ratones no tendrán un refugio donde crecer y procrear.



A %d blogueros les gusta esto: