Una técnica de gran versatilidad en la química analítica

Cuando se trata de determinar la concentración de ciertos elementos químicos en un material a analizar, la espectroscopia de absorción atómica es uno de los métodos más útiles de cuantos se pueden encontrar en los laboratorios especializados. Esta tecnología, que en su forma actual mantiene vigentes unos principios desarrollados hace unos 60 años, continúa siendo altamente demandada por la capacidad que presenta para hallar y cuantificar la presencia en la muestra de numerosos elementos, hasta un total de setenta distintos, aproximadamente.

espectroscopia de absorción atómicaEl proceso de la espectroscopia de absorción atómica se basa en la nebulización del material a analizar —en disolución, o en ciertos casos en estado sólido— utilizando un atomizador con una llama, lo cual constituye el aspecto más característico de esta técnica. La muestra atomizada es expuesta a señales de luz que atraviesan la llama, con distintas longitudes de onda para cada analito que se busque. Es la respuesta a este estímulo, en función de la cantidad de luz que sea absorbida, lo que permite determinar la concentración de los distintos elementos en la muestra.

Si en tu empresa necesitas el análisis de materiales, siempre es una buena idea dirigirse a un laboratorio especializado en la espectroscopia AA, que cuente con el instrumental indicado para que su personal trabaje con esta técnica y las distintas partes implicadas puedan beneficiarse de todas sus ventajas. Una compañía que presenta esta posibilidad es Eolisa, un laboratorio ubicado en Tierz (Huesca) que presenta una oferta muy completa de análisis dirigida a distintos sectores industriales.

En los laboratorios de esta firma se aplica la espectroscopia AA como parte de los distintos programas de analítica que pueden llevar a cabo para el sector agropecuario, el alimentario y el medioambiental. Por ejemplo, suelen examinar suelos contaminados en busca de elementos como el azufre, así como aguas de todo tipo, procesos para los que esta técnica puede resultar muy interesante. Son múltiples las aplicaciones que pueden obtener de su uso.

Hace ya más de un siglo desde que Bunsen y Kirchhoff sentaran las bases originarias de lo que hoy es la espectroscopia de absorción atómica. Con la evolución lógica seguida a lo largo del tiempo, el dominio de esta técnica continúa siendo una garantía de buen hacer y fiabilidad a la hora de escoger un laboratorio al que confiar el estudio y análisis de los materiales cuya composición exacta necesites determinar.



A %d blogueros les gusta esto: